rallynoticias
prevencion salud
omp argentina
omp argentina
edox
facebook   tweeter
 
bancor
foto titular
WRC  |  QUIEN QUIERA OIR QUE OIGA… | 2009-09-17
 

En el 2010 no se corre en Argentina

Hace apenas pocos minutos, la FIA acaba de confirmar a Georgi Yanakiev el responsable de la Federación magyar, que será sede por primera vez del WRC el año próximo.
“Creo que he terminado una tarea enorme iniciada hace 30 años” expresó el veterano dirigente búlgaro, a quien habíamos advertido de acuerdo a nuestros contactos, como el destinatario de una promesa hecha por Max Mosley, para introducir el rally mundial en el este europeo.

Incluso cuando se produjo el fatídico accidente que costó la vida del italiano Flavio Guglielmini, aseveramos que había sido considerado como una penosa alternativa accidental, donde la organización estaba excenta de responsabilidad.

Anticipandonos al anuncio oficial que tendrá lugar mañana, confirmamos que el Rally de Bulgaria se correrá a partir del 11 de julio de 2010, con epicentro en Barovets, un centro de sky a 72 kilómetros de Sofía, precisamente en la zona
donde se produjo el accidente que tantas dudas sembró.
Lo lamentamos profundamente por Córdoba, por los discursos y las informaciones que desinformaron manteniendo una expectativa interesada con desti-
no de fracaso, que esperamos los aficionados del rally mantengan para asistir al IRC, la espectacular categoría S2000, que los mismos interesados se encargaron de ignorar y que ahora conformará la posibilidad del botín a repartir.



La evidencia ha sepultado al interés. No al legítimo de los aficionados y apasionados, sino de los que otra vez apostaron a faltar a la verdad, para mantenerse imprescindibles.
No vamos a referirnos a esa calidad. Vamos a citar solamente dos proverbios, que dominan desde la sabiduría de su confección, el palco carnavalesco de los que pretenden engañarnos.
Jules Renard, dramaturgo francés lo señaló con ironía: “DE VEZ EN CUANDO HAY QUE DECIR LA VERDAD… PARA QUE TE CREAN CUANDO MIENTES…”
Un viejo proverbio judio sentencia: “CON UNA MENTIRA, SUELE IRSE MUY LEJOS…PERO SIN ESPERANZAS DE VOLVER…”

Terminado el Rally de Argentina, su dirigencia ocupó cuanto espacio periodístico fuera, para mostrarse combatiente por la fecha del 2010. El combatir implica que venciendo o siendo derrotado, se mostraba un gran esfuerzo para seguir aquilatando oportunidades, en defensa de intereses propios y compartidos, ligados obviamente a la disputa de la prueba.

En otro extremo del mundo y casi sin saber que estaba en guerra, Bulgaria sostenía su candidatura para debutar en el calendario mundial. En un somero análisis –tenemos los artículos de los diarios búlgaros- la expectativa estaba sólo fundamentada en lo que ellos pudieran hacer. La mención de Argentina como reserva, fue considerada como lo que en verdad era: la posibilidad de suplencia en caso de no alcanzar el status requerido por la FIA, que ya había inspeccionado y otorgado el visto bueno inicial, a través de la gestión del italiano Piero Sodano.

Aquí en cambio, vocingleramente se urdió no sólo la campaña basada en nuestra historia –que la tenemos indudablemente- sino que además se disparó como certeza, que la difícil situación económica búlgara, cancelaba cualquier ambición al mundial. La especie mostró una alianza veraz y sólida entre la organización y medios de prensa que la destacaron reiteradamente.
Tanto, que Bulgaria –sorpresivamente- apareció ante nuestros ojos con una pobreza que no imaginábamos, aunque hablar de crisis económica en esta realidad global sea un común denominador. O debemos pensar que Argentina no tiene problemas económicos como los que afectarían las intenciones búlgaras…porque tiene la caja de los jubilados..?

Fue precisamente la inquietud despertada por esa taxativa calidad de país en dificultad económica que no conocíamos y que era ratificada en los medios por doquier, que comenzamos un contacto que nos mostró la realidad, y en un breve espacio temporal, descubrimos la verdad.
Esa verdad, la fuimos anticipando desde esta página. Primero señalamos que Bulgaria ratificaba sus legítimas aspiraciones sin otro interés que mostrarle a su pueblo el rally mundial. Poco después mostramos que no sólo querían su fecha WRC, sino que fueron al Gran Premio de Alemania para asegurarse por 10 años la F1 –en acuerdo con Ecclestone- y el Moto Mundial, la SúperBikes, el
Mundial de GT y cuanta otra actividad internacional pueda albergarse, en un nuevo autódromo que comenzará su construcción en este tiempo. Todo con patrocinio privado y con aval gubernamental.

No conformes con eso, prestamos mucha atención a los emergentes FIA, sobre todo por la poca calidad que ya se anticipaba con la dilación de tiempos, para resolver la más profunda e inédita crisis que haya afectado al deporte y a las empresas automovilísticas.

Desde el ámbito FIA, que jamás se discute por estas latitudes, Morrie Chandler sentenció: “Tenemos el problema de ciertas pruebas del Rally Mundial…que retienen ser un don divino…porque han recorrido un largo camino…” . Desde aquí lanzamos un alerta: “Atento Argentina…La historia no existe…” que pareció escuchado, porque desde ese día se habló poco más del tema.
Pero silenciar tanto pregón de lucha, tanta ratificación inconsistente, con un argumento hoy evidenciado tan tendencioso y alejado de la verdad, nos obliga a pensar en una falta a la verdad misma.

Sin dudas, los intereses que se mueven detrás de la estela de tierra de un WRC, dejan un rédito material tan importante como desconocido, porque nadie jamás conoció número alguno de los ejercicios contables de la prueba, donde los gobiernos son convocados económicamente para materializarlas. Y los gobiernos lo hacen siempre, montando una estructura de promoción –porque a eso apuntan- comandada por funcionarios que no tienen obligación de conocer y que de rally no saben absolutamente nada. Así se conjuga un comando general donde operan capaces interesados e ignorantes inocentes, donde los entendidos actúan a su antojo para constituírse en imprescindibles, en este negocio que dá dividendos deportivos y de los otros, solamente una vez al año, aunque ahora debemos sumar el Rally-Raid.

Precisamente la oportunidad anual hace que los intereses sean tantos y que las obligaciones de transparentarlos sean simétricas, aunque ineludible e inexorablemente se mantengan en secreto.
No estamos en contra que una actividad profesional sea rentada. Sí lo estamos y exasperadamente, cuando esos intereses inventan epopeyas y las sostienen con argumentos ficticios, que sólo garantizan y tienden a perpetuar ganancias que no se conocen y a las cuales se conforma con presupuestos públicos que exigen publicidad.

Como nos comprenden las generales de la ley, hemos evitado siempre referir a la prensa. Lo puntualizamos ahora, porque la reiteración y ratificación de una especie condicionada y no veraz por parte de especialistas, nos han obligado a referir esta verdad, que ya tiene dominio público.

Somos los primeros en querer que el WRC se corra todos los años en Córdoba.
Nos hemos manifestado pública y reiteradamente en contra del sistema de alternancia FIA, que en todo caso debería imponer al Concejo Mundial, otras alternativas más coherentes que la rotación, pero que son imposibles de concretar sin voluntad seria de trabajo, calidad profesional y riqueza intelectual. Y se transforman en complacencia, cuando jamás la voz que gobierna el automovilismo argentino, se hace escuchar para disentir.

No lo han hecho, ni lo harán –seguramente- los directos responsables que son el ACA y la organización de la prueba. No nos sorprende, porque el piloto automático que mueve a la FIA, garantizando intereses, personalismos e inutilidades, es el mismo que opera en ámbito sudamericano.
Lo evidente, es que la política cortesana con tantos años de arraigo, ha logrado generar un temor reverencial, compatible sólo con el interés de ser insustituíbles.

Lamentamos decir que desde aquí, nosotros tememos solamente a Dios y a nuestra conciencia. Fieles a ello, ofrecemos esta síntesis de los hechos, que hemos ratificado con nuestra investigación.

No nos llama la atención que todo lo referido precedentemente, sea ignorado por la ignorancia misma, de quienes se han asumido como propietarios de la verdad, repartida por voceros mendigos que como algunos plumíferos, cuando
dan un paso, tiene problemas de esfínteres.

Siempre es triste la verdad…lo que no tiene es remedio…
M.G.
Rallynoticias.com

Mas noticias de WRC

rn-310


310